¿Qué es el Zero Waste o Residuo Cero? Primeros pasos para vivir sin basura

La cantidad de residuos que generamos actualmente alcanza unas cifras espeluznantes: Según Naciones Unidas, producimos 11.200 millones de toneladas de residuos cada año. Ante esto, hay gente que se propone reducir sus desechos, llegando algunos a eliminar el cubo de basura de sus vidas y conseguir meter sus residuos de todo un año en un tarrito de cristal.

Es el caso de Bea Johnson, la impulsora del movimiento Zero Waste y escritora del libro Residuo cero en casa. La contundente decisión de no producir apenas residuos fue el resultado de informarse sobre el movimiento minimalista y, por supuesto, concienciarse acerca de la situación medio ambiente. Bea Johnson afirma que el Zero Waste le ha traído varios beneficios como reducir sus gastos al eliminar productos desechables e innecesarios o simplificar su vida al tener solo los objetos imprescindibles. Su situación fue todo un logro, ya que al ser ella la pionera del zero waste, no tenía dónde encontrar información sobre cómo llevar a cabo este estilo de vida. Por suerte, a día de hoy te puedes informar acerca de este fantástico movimiento en cualquier lado.

En este artículo te contamos qué es este movimiento, por qué es tan importante y qué primeros pasos puedes dar para llevar este estilo de vida.

¿Por qué es necesario el Zero Waste?

El Zero Waste es un movimiento con el que se pretende evitar generar desperdicios que no puedan ser reutilizados por la naturaleza de forma natural, como por ejemplo a través del compostaje, y que no generen ningún daño. Para la gente que adopta este estilo de vida, reciclar no es suficiente, ya que tanto el transporte como el proceso de reciclaje trae consigo el gasto de energía y la emisión de gases de efecto invernadero.

¿Cómo podemos reducir nuestros residuos?

Quizás, la idea de no tener ni siquiera un cubo de basura en casa, parece imposible con el estilo de vida que llevamos. Y, por supuesto, tampoco es algo que se consiga de un día para otro. Sin embargo, a día de hoy tenemos mil opciones para conseguir reducir nuestros residuos. En este artículo os traemos algunas ideas que podéis implantar en vuestro día a día.

1. Comprar productos reutilizables

Uno de los pasos más fáciles de dar es empezar a comprar productos reutilizables. Euromonitor estimó en el año 2018 que se compran un millón de botellas cada minuto. Por eso, en la vida de todo buen ecologista nunca falta una botella de acero o plástico reutilizable.

Otro paso Zero Waste que sale muy a cuenta son los productos de higiene menstrual. Teniendo en cuenta que se utilizan unos 18 tampones o compresas por cada regla, se estima que cada persona que utiliza productos menstruales desechables genera 6 kilos de residuos al año, solo en tampones y compresas. ¿Y qué solución hay? La más extendida es la copa menstrual, es comodísima y una buena inversión. Cuesta como unos 20 euros, pero piensa en todo el dinero que te ahorrarás en compresas y tampones. Eso sí, al elegirla, asegúrate de que está hecha de un buen material y de llevar a rajatabla las indicaciones sobre higiene que indique el propio producto. Y… si la copa no es lo tuyo, aún tienes más opciones. Existen tanto las compresas de tela como las bragas menstruales.

Otros ejemplos de productos reutilizables son las cuchillas de metal o los discos desmaquillantes de tela.

2. Comprar a granel

3. Utilizar cosmética sólida

Otro consejo para llevar una vida más Zero Waste es pasarse a la cosmética sólida. Por lo general son productos más pequeños y con envoltorios más sostenibles. Además, la mayoría están hechos con ingredientes naturales y menos nocivos para el medio ambiente. Puedes encontrar desde champús y geles hasta desodorantes y cremas.

4. No caer en el consumir por consumir

Aunque los tres últimos consejos se han centrado en hábitos de compra, es importante no caer en el consumir por consumir. Comprar con responsabilidad es la base de una vida sostenible, así que antes de comprar un producto reutilizable pregúntate si de verdad vas a utilizarlo. Además, procura elegir tus productos en tiendas éticas y responsables con el medio ambiente. Comprar una botella reutilizable en empresas tan contaminantes como son amazon o Inditex te puede ayudar a generar menos residuo, pero al final la compra, el consumo que has hecho, no ha sido muy ecológico. Y si no conoces tiendas en las que encontrar este tipo de productos, no te preocupes que te decimos unas pocas. Toma nota. Una de ellas es esturirafi y otra con productos muy parecidos es Usar y Reusar. En cuanto a productos de higiene menstrual, también os podemos recomendar Cyclo.

Los residuos no son el único problema

El Zero Waste es un movimiento que pone en el foco la problemática que tenemos con los residuos. Un tema, que, aunque es muy serio, no es el único a tener en cuenta cuando hablamos de huella medioambiental, ya que existen otros problemas como la subida de emisiones o la pérdida de biodiversidad. Por eso, si lo que buscamos es reducir nuestro impacto a la hora de elegir un producto tenemos que tener todas estas variables en cuenta. Muchas veces la huella ecológica de un producto no la determina su envase, sino el producto en sí. Por ejemplo, será más ecológico comprar una hamburguesa vegetal, aunque venga envasada, que una hamburguesa de ternera. Por mucho que la compres a granel.

No Comments

Post A Comment