Moda sostenible: Ropa de segunda mano y Slow Fashion

La industria de la moda es, según la ONU, la segunda más contaminante. El Fast Fashion no solo atenta contra los derechos humanos de muchísimas personas trabajadoras, sino que es una de las grandes industrias culpables de la crisis climática.

Del Fast Fashion al Ultra Fast Fashion

En la sociedad en la que vivimos, parece que la industria de la moda nos obliga a comprar compulsivamente ropa sin ningún tipo de conciencia. Las propias marcas crean ropas con una vida útil limitada, tanto por las modas pasajeras y la presión de no ir anticuado, como por la horrorosa calidad de los tejidos. Hay ropa de Primark que se deshace con mirarla.

Y toda esta locura está yendo a más, cada año la cantidad de usos que le damos a una prenda es menor. Esto se maximiza con tiendas como Shein, a la que por cierto, el concepto Fast Fashion se le ha quedado corto. De hecho ahora se habla de Ultra Fast Fashion. Esto es muy grave. Pero… ¿qué podemos hacer como consumidores?

No te preocupes, sabemos que nuestros estilos de vida tienen un ritmo frenético y no siempre tenemos tiempo o ganas de pararnos a mirar cuáles son las opciones más responsables como consumidores. Pero hoy te traemos los deberes hechos, aquí tienes varios consejos para introducirte en la moda sostenible. Yo llevo varios años sin comprar ropa en Inditex, Primark o Shein y te prometo que es posible.

Comprar ropa de segunda mano

La principal opción que tenemos como consumidores de ropa, y desde luego, la más sostenible, es la ropa de segunda mano. Y no solo comprarla, habla con familiares y amigos que tengan la misma talla que tú y preguntaros siempre antes de desechar una prenda. Quizás algo que a ti ya no te sirve, le puede servir a otra persona.

La otra opción sería comprarla. Seguro que te suenan aplicaciones como Vinted o incluso Wallapop. Pero no solo existen estas opciones. De hecho, hay muchas más y, en mi opinión, bastante mejores.

Percentil: ropa de segunda como nueva y barata

Personalmente, la opción que más uso es Percentil. Es la que más me ha convencido en cuanto a calidad, precio, comodidad, facilidad de devolución, etc. A diferencia de Wallapop o Vinted, en Percentil las prendas no te las vende directamente ningún usuario, sino que es la propia tienda la que recibe las prendas de la gente y se encarga de venderlas y, créeme, son muy estrictos a la hora de aceptarlas, solo cogen prendas que estén como nuevas. De hecho, a la hora de comprar, puedes filtrar y que te aparezcan únicamente las que aún tienen etiqueta. Perfecto para quienes prefieren no comprar ropa usada.

La página también te permite filtrar por tipo de prenda, talla, color, e incluso, temporada. Y si compras, aquí, te recomiendo que uses estos filtros porque sino el catálogo es inabarcable.

En cuanto a la experiencia de usuario, les doy un diez. La ropa te llega relativamente rápido, puedes hacer devoluciones fácilmente si algo finalmente no te ha convencido y siempre responden al correo en caso de tener cualquier duda.

Otras tiendas de segunda mano online

Existen tiendas muy parecidas a percentil como:

    • MiColet: tiene un funcionamiento muy parecido y muchísima ropa. 
    • Hibuy Market: Todavía no la he usado, pero debe ser parecida. Además, en esta tienda podrás encontrar ropa de algunos influencers.

 

Todas ellas tienen la opción de buscar solo ropa con etiqueta y siempre salen super bien de precio.

Comprar ropa sostenible: el Slow Fashion

Y si aun así, la segunda mano no es lo tuyo, hay muchas opciones intermedias antes de recurrir a las grandes marcas de Fast Fashion

Cada vez existen más marcas que centran su negocio en la sostenibilidad. A estas marcas se las denomina de Slow Fashion o moda lenta en contraposición al conocido Fast Fashion o moda rápida. Son marcas que crean prendas atemporales, con tejidos locales y de calidad, buscan utilizar materiales orgánicos o reciclados y suelen ser de producción local. 

¡Pero cuidado! Que no te engañe el Greenwashing. Ahora cualquier tienda dice ser sostenible y lo siento, pero H&M diciendo que se preocupa por la sostenibilidad es una mentira más grande que el cartel que lo anuncia. Las tiendas que tienen una preocupación auténtica por el medio ambiente suelen ser comercios pequeños en los que puedes ver, en sus redes o página web, una absoluta transparencia con los procesos de producción. También se caracterizan por tener unos precios más altos. Porque no nos engañemos, si una camiseta te cuesta menos de 10 euros, es porque algo malo esconde: probablemente mala calidad de la prenda y condiciones infrahumanas de quiénes la hayan confeccionado.

Aquí os dejamos algunas marcas de Slow Fashion:

Entonces, ¿comprar sostenible es más caro?

¡Para nada! Te puedo asegurar que a la larga sale más barata la moda sostenible. Principalmente porque comprar de manera consciente también te hace comprar menos. Además, las prendas de marcas de Slow Fashion son de mucha mejor calidad, por lo que las podrás usar mucho más tiempo. Y si además, también compras de segunda mano, desde luego que tu bolsillo sale ganando. Mi principal opción es siempre la segunda mano, que sale baratísima. Precisamente por todo este dinero que me ahorro, cuando tengo que recurrir a una tienda sostenible de primera mano, no me molesta pagar algo más de dinero.

Además, comprando en este tipo de comercios, sé que el dinero que me gasto está siendo el precio justo de la prenda y que va destinado a una empresa responsable, ética y acorde con mis valores.

No Comments

Post A Comment